Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

Botellas de agua de metal pueden filtrar BPA

lunes 5 de septiembre, 2011

Botellas de agua de metal pueden filtrar BPA

Botellas de agua de metal pueden filtrar BPA

Los consumidores que cambiaron las botellas de policarbonato de plástico por las de metal con la esperanza de evitar el riesgo de que el bisfenol A se filtrara en sus bebidas hallarán que no son necesariamente mejores, según un nuevo estudio.

El BPA no viene del metal sino de un revestimiento de resina epoxi en la que se basa la receta del BPA.

Varias de las botellas de marca incluidas en el estudio, o bien no contienen un revestimiento de resina o no contienen uno que filtre BPA.

Estos datos sugieren que estos productos pueden ser una mejor opción para las personas que son especialmente reacias al riesgo.

Sin embargo, la filtración de BPA en incluso las botellas de peor rendimiento es baja, observa el College of Medicine de la Universidad de Cincinnati, los autores del nuevo estudio.

Añaden que “baja” es una caracterización justa, en lugar de “Infinitesimalmente baja e irrelevante”, ya que es una fuente potencial de contaminantes en el ambiente humano, al igual que muchos otros.

Además, el equipo confirmó que el abuso de la temperatura podría exagerar la filtración de BPA por parte de botellas que serían normalmente de baja emisión.

El grupo de investigación ha comprobado durante años los efectos del BPA en las células del músculo cardíaco.

Este trabajo ha demostrado que en los corazones de los roedores, la exposición al BPA fomenta arritmias que ponen en peligro la vida.

El riesgo se intensifica en la presencia de estrógeno (los datos publicados del equipo sugieren que debido a los niveles de estrógeno presentes en las mujeres, la incorporación de cantidades importantes de BPA a través de la dieta podría ser capaz de provocar arritmias cardíacas).

 

Las nuevas pruebas

El equipo de investigación llevó a cabo una serie de pruebas. Los investigadores utilizaron botellas viejas (pero sin usar) de policarbonato y de aluminio revestido con resina que habían encerrado varios años antes, junto con las nuevas botellas de plástico "Tritan" libres de BPA (de Nalgene), botellas de acero inoxidable (de Sigg) y las nuevas botellas de aluminio “ECOCARE” forradas con resina (de Sigg).

 

También compraron algunas botellas de aluminio nuevas de un importante minorista de descuentos.

Después de limpiar cada unidad, los científicos almacenaron agua a temperatura ambiente en tres botellas de cada tipo por cinco días.

En un conjunto adicional de experimentos, el equipo llenó las botellas con agua hirviendo (las pruebas realizadas por otros investigadores habían demostrado que podría impulsar la filtración de BPA) y luego dejó que el agua se enfriara a temperatura ambiente durante el día siguiente.

Los resultados

Los científicos informaron que los niveles de BPA estuvieron por debajo del límite de detección para las nuevas botellas Sigg y Nalgene.

Por el contrario, las viejas botellas de policarbonato filtraron 0,17 a 0,3 nanogramos de BPA por mililitro de agua durante las pruebas a temperatura ambiente.

Las botellas de aluminio viejas con revestimiento de resina epoxi (que parecía de oro naranja) filtraron desde 0,59 hasta 0,14 nanogramos por mililitro.

Las botellas de aluminio nuevas de aluminio revestido con resina epoxi filtraron mucho más - hasta seis veces más BPA que la peor botella de policarbonato y más de 10 veces más BPA que la botella de policarbonato de plástico con la minima filtración.

La prueba de agua caliente cuadruplicó la filtración de BPA sobre los resultados del agua mantenida a temperatura igual o inferior a la temperatura ambiente.

El equipo afirmó que estaba complacido de ver que las botellas que se vendían como libres de BPA, de hecho, no filtran el contaminante.

Matices

Pero también advierte que en la actualidad, la etiqueta “sin BPA” no tiene realmente un significado, aparte de ser una etiqueta de marketing.

No existe un reglamento para limitar los productos que pueden hacer esta declaración, lo que es importante porque algunas resinas no contienen BPA como ingrediente directo, pero durante la descomposición pueden liberar el producto químico o un primo biológicamente similar.

Por ahora, el equipo señala que parece que los consumidores pueden tener un buen indicador de si las botellas contienen una resina a base de BPA mediante la inspección del interior del recipiente de metal. Un recubrimiento de color naranja dorado señala un material que puede filtrar BPA, una capa blanca no lo hará.

Pero lo que estos experimentos no establecen es el riesgo absoluto asociado con el uso de beber de las botellas que filtran BPA.

Recientes estudios en animales indican que la exposición al BPA en el útero puede reconfigurar el cerebro en desarrollo de manera que se alteren los comportamientos específicos de género.

Incluso en los niños, la exposición prenatal a esta sustancia química se ha relacionado con una distorsión de los comportamientos de género, aunque hasta ahora nadie ha demostrado la importancia a largo plazo de dichos cambios.

Existe la presunción de que son nocivos y podrían acabar afectando la identidad de género o la reproducción. También hay, sin embargo, la posibilidad de que tales cambios, a pesar de ser medibles no tendrían más significado biológico que si un bebé nace con ojos marrones o verdes.

Subir