Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

El pollo arrebatado: Guerra judicial por un negocio de € 7 millones

jueves 22 de septiembre, 2011

El pollo arrebatado: Guerra judicial por un negocio de € 7 millones

El pollo arrebatado: Guerra judicial por un negocio de € 7 millones

La empresa agroalimentaria Outro Polo ha interpuesto una demanda judicial contra la cooperativa Coren por competencia desleal, ruptura de relaciones comerciales y por «arrebatarle» su cuota de mercado de patas de pollo en el área del sudeste asiático.

Miércoles, Septiembre 21, 2011       Print-A A +A

Según Fernando Gómez, asesor legal de Outro Polo, la empresa estableció relaciones con Coren para el suministro de 18.000 toneladas de patas de pollo, que luego procesaba y comercializaba en China, donde este producto es considerado una «delicatessen» y representaba ganancias anuales de 1,5 millones de euros.

Artículos Relacionados:  Plumas de pollo para crear bioplásticos Asia tiene sed de bebidas sanas

Un mercado redondo

En España y la mayoría de los países de la UE, está prohibida la comercialización de esta parte de las aves para el consumo humano y la legislación exige la eliminación de este subproducto del pollo considerado hasta ahora “sin valor comercial”, y que suponía un coste para los mataderos de aves.

La venta de "patas de pollo" en Europa está prohibida para el consumo humano y la legislación exige su eliminación.

La demanda

El litigio tiene su raíz en la ruptura unilateral el pasado año del contrato firmado entre la cooperativa orensana y la compañía vizcaína por el cual Coren se comprometía a vender a Outro Polo 18.000 toneladas de patas de pollo. Esta última sociedad las situaba posteriormente en el mercado chino tras procesarlas, envasarlas y congelarlas para su expedición en contenedores que partían de Vigo. Este negocio le generó unas ventas de 1,3 millones de euros.

La indemnización solicitada

Outro Polo, según ratificaron ayer sus asesores legales en la vista previa celebrada en el Juzgado número 4 de Orense, ha perdido un importante negocio. Solicitaron por ello una indemnización de 7 millones de euros por el lucro cesante. Añadieron, además, que Coren se ha quedado con sus clientes y utiliza la maquinaria de la compañía vizcaína, situada en un pabellón de la cooperativa gallega y adosado a su matadero, para vender en China y en el sudeste asiático.

¿Consenso o juicio?

Ante la juez encargada ambas partes se ratificaron en sus posturas. La juez les conminó a llegar a un acuerdo antes del juicio fijado para el 25 de enero. Si no hay consenso deberán declarar, entre otros, Manuel Gómez Franqueira, primer ejecutivo de Coren.

Subir