Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

El precio sí afecta en la obesidad infantil

martes 26 de julio, 2011

El precio sí afecta en la obesidad infantil

El precio sí afecta en la obesidad infantil

En la guerra contra la obesidad infantil hay quienes defienden los impuestos a las bebidas carbonatadas comouna medida eficaz. Por su parte la industria ha presentado informes en contra. Estudios van, estudios vienen. Hoy presentamos uno realizado por la USDA que encontró que existe una correlación clara entre el índice de masa corporal (IMC) de los niños y el precio de los alimentos y bebidas, de acuerdo con investigación respaldada por el nuevo gobierno. ¿A quien creerle?

El estudio – “El efecto de los precios de los alimentos y bebidas en el peso de los niños”, apoya la idea de que los precios de los alimentos tienen efectos pequeños, pero estadísticamente significativos en el IMC de los niños.

Los precios más bajos de los vegetales con almidón, refrescos, y pasabocas dulces probablemente han llevado a un aumento en el IMC de los niños.

Lo contrario también se aplica para algunos alimentos saludables tales como la leche baja en grasa y los vegetales verdes oscuros ... El efecto de subsidiar la comida sana puede ser tan grande como subir los precios de los alimentos menos saludables.

Elasticidad de los precios y la comida / bebida

El estudio del servicio de Investigación Económica del USDA contribuye a un creciente cuerpo de investigación que explora la elasticidad de los precios (la medida en que los cambios en los precios impactan en el consumo) para los alimentos y bebidas, y sigue el reciente llamado a tasar los refrescos para combatir la obesidad.

Los autores analizaron la forma en que los precios de las bebidas azucaradas carbonatadas, las bebidas de frutas, jugos 100%, la leche baja en grasa, entera y al 2%, los almidones vegetales (maíz, papa), vegetales verde oscuro (espinaca y brócoli) y los pasabocas dulces afectan el índice de masa corporal en un grupo de niños de EE.UU. de 5 a 14 años de edad.

Lo hicieron mediante la vinculación de los precios medios de venta al por menor de alimentos (a partir de la base de datos trimestrales de los precios de alimentos en el hogar) con datos sobre el IMC de niños del Estudio Longitudinal de la Primera Infancia, clase de kindergarten de 1998-99.

¿Qué significan las cifras?

El análisis sugiere que "una disminución de precios del 10% para la leche baja en grasa en el trimestre anterior se asocia con una disminución en el IMC de 0,35% y una caída de 10% en el precio de las verduras de color verde en el trimestre anterior se asocia con una reducción en el IMC de 0,28%.

Sin embargo, una caída en el precio de los alimentos dulces en el trimestre anterior se asoció con un aumento en el IMC de 0.27%.

Para poner estas cifras en contexto, el aumento de 0.35% en el índice de masa corporal es equivalente a alrededor del 13% de crecimiento anual promedio de IMC de un niño de ocho años con un IMC de 18,5.

El estudio también reveló que los niños de hogares de bajos ingresos eran mucho más sensibles a los cambios en los precios que los niños de los hogares más ricos.

Los investigadores afirman que los precios de los refrescos tienen un mayor efecto sobre los niños en hogares con ingresos por debajo de 200% del nivel federal de pobreza, en comparación con los niños de hogares con mayores ingresos.

¿Son las bebidas con gas demasiado baratas?

El consumo de bebidas azucaradas carbonatadas (CSBs) y bebidas de frutas se ha incrementado entre los niños de EE.UU. y los adolescentes, mientras que el consumo de leche ha disminuido en los últimos 25 años, señalaron los autores.

El índice de precios de las bebidas carbonatadas ha estado por debajo de el índice de precios al consumidor (IPC) y los índices de todas las bebidas no alcohólicas y la leche entera durante los últimos 25 años.

Esto quiere decir que los precios reales de las bebidas carbonatadas están disminuyendo con el tiempo. En contraste, el índice de precios de todas las frutas y hortalizas, especialmente las frescas, está aumentando más rápido que el IPC.

La ingesta media de CSBs ha subido más del doble, a partir de 5 onzas de líquido por día en 1977-1978 a 12 onzas de líquido en 1994-98.

Por contribución per cápita diaria de calorías de CSBs y zumos 100%de fruta  aumentó de 242 kcal por día en 1988-1994 a 270 kcal por día en 1999 – 2004.

Subir