Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

La reducción de la grasa no afecta el gusto de los niños por los alimentos

lunes 26 de septiembre, 2011

La reducción de la grasa no afecta el gusto de los niños por los alimentos

La reducción de la grasa no afecta el gusto de los niños por los alimentos

Según una nueva investigación, si se manipula la cantidad de grasa en los alimentos de los niños se podría ayudar a reducir el consumo de energía sin reducir las preferencias de sabor o gusto.

Viernes, Septiembre 23, 2011       Print-A A +A

Manipular el contenido de grasas en las comidas tiene poco efecto en el gusto y la ingesta, pero influye directamente  en el consumo total de energía.

Según los investigadores de la Universidad de Columbia, en la comida rica en grasas, los niños consumen casi un 60% más de calorías.

Agregan que si estos hallazgos se repiten durante un período más largo, modificar el contenido de grasa de comidas muy conocidas puede ser una forma de reducir el consumo de energía de los niños pequeños como parte de una estrategia para prevenir la obesidad

Manipular el contenido de grasa es fácil en la mayoría de los platos, y lo pueden hacer tanto los padres como la industria alimentaria, agregaron.

En la comida rica en grasas los niños consumen casi un 60% más de calorías.

Gusto por la grasa?

A medida que aumenta la conciencia del consumidor del vínculo entre la dieta y la enfermedad aumenta, muchos fabricantes se han visto cada vez más presionados por grupos de consumidores, organizaciones benéficas y otras, para reformular los alimentos con niveles bajos de grasas, azúcares y sal.

Los autores señalaron que se ha sugerido la estrategia de la disminución de la densidad energética en la dieta para reducir el consumo de energía.

La grasa es el macronutriente más denso en energía, por lo que una forma obvia de reducir la densidad de energía es reducir el contenido de grasa en los alimentos.

Manipular el contenido de grasa es fácil, y lo pueden hacer tanto los padres como la industria

Sin embargo, según el equipo de investigación, manipular la composición de los nutrientes y la densidad energética de los alimentos puede reducir su palatabilidad y aceptación.

Los autores señalaron que en esta ecuación participan: el alimento, los nutrientes que de él se manipulan, y la medida en que la modificación varía respecto a la versión normal.

Sin embargo, los investigadores afirman que comprender la relación entre las preferencias y los niveles de grasas en los alimentos es importante, porque el consumo de grasa entre los niños está por encima de los niveles recomendados.

Los gustos y preferencias son los factores más importantes para los niños en la selección e ingesta

Afirman que en los niños los gustos y preferencias son los factores más importantes que impulsan la selección e ingesta de alimentos.

Sin embargo, señalan que muy pocos estudios han examinado cómo la preferencia de los niños por la grasa se relaciona con la ingesta y la obesidad.

Los detalles del estudio

El nuevo estudio investigó si la reducción de contenido de grasa en las comidas  reduciría su aceptación y consumo en un grupo de 74 niños de edades comprendidas entre cuatro y seis años, con una comida compuesta de macarrones con queso, flan, leche con chocolate y leche entera en versiónes alta y baja en grasa.

El equipo explicó que el objetivo del estudio fue determinar si el gusto y la ingesta de  de alimentos bien conocidos por los niños difiere cuando se manipula el contenido de grasa y densidad de energía.

Los investigadores encontraron que aunque las calificaciones de gusto y consumo por peso no presentaron diferencias entre las diferentes versiones de la comida, la ingesta energética total fue un 59% más baja para la versión baja en grasa.

Sin embargo, agregan que hay que destacar que las diferencias en el contenido de grasa entre las versiones alta y baja en grasa eran grandes en este estudio.

Aseguran que para aumentar la aceptación de los niños y la posibilidad de que los programas de manipulación de la grasa tengan éxito, puede ser preferible reducir gradualmente el contenido de grasa de un alimento conocido y muy querido por ellos, en lugar de cambiar las recetas de forma drástica

Subir