Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

La última cena de El Bullí

martes 2 de agosto, 2011

La última cena de El Bullí

La última cena de El Bullí

Ha sido la noticia de la semana, El Bullí, el mejor restaurante del mundo cierra sus puertas. Lo hace para renacer como Fundación El Bulli. Estuvimos allí el último día, antes de que se sirviera el último servicio, dedicado a la gente de la casa, la última cena. Un homenaje para todos los que han participado en un proyecto que revolucionó el mundo de la gastronomía.

El Bullí, como restaurante ya pasó a la historia en la categoría de mito. Lo ha hecho no solo gracias a la revolución técnica y humana que su método de trabajo ha transmitido a la tradición culinaria, también ha sido determinante la decisión de cerrar el restaurante y apostar por una nueva vida en forma de Fundación..

8 de los 10 mejores chefs del mundo han pasado por El Bullí, orgullo que no oculta Adriá, 6 de ellos lo acompañaron durante el último día, como muestra de gratitud a un maestro que ha marcado su quehacer profesional.

Libertad, creatividad, coraje, trabajo en equipo, fueron los conceptos con el que calificaron al trabajo de Adriá, y que a pesar de su consecutivo uso, no se desgastaron gracias a la pasión y convencimiento con que fueron expresados.

Luego de una rueda de prensa plagada de anécdotas cada uno de los antiguos jefes de cocina y de los llamados, con acierto, 'Aristochefs', se realizó la sesión de 'fotos de familia' que terminó con un sonoro aplauso que unió a los consagrados con la última generación de pasantes.  

La última cena

Doce campanadas a las doce de la noche coronaron una cena de 40 platos que se inició casi seis horas antes.

40 platos que fueron seleccionados para representar estos casi 20 años de innovaciones y que fueron coronados por una gran torta realizada por Christian Escribá.

A esta cena solo tuvieron acceso las personas más cercanas, quienes han hecho parte de este proyecto y sus familias.

El futuro de la 'Alta Gastronomia'

El Bullí no muere, se transforma, dejará de ser un restaurante, la presión del servicio a los clientes será reemplazada por la presión de satisfacer la expectativa de crear nuevos alimentos, de presentar resultados día a día por Internet.

El Espíritu de El Bullí ya está presente en el mundo entero. Cientos de restaurantes han acogido su apuesta por innovar, por trabajar en equipo, por compartir sus 'secretos', hasta la llegada de Ferrán Adrià a la cumbre, los congresos de cocineros no se compartían técnicas, su revolución también ha llegado a la forma como los cocineros se relacionan entre ellos.

Adrià también ha transformado la forma como nos enfrentamos a la alta cocina, donde la sorpresa, lo insólito e incluso el humor también hacen parte del placer gastronómico. La herencia de Adrià ya hacer parte de nuestra cultura culinaria, y su influencia irá creciendo con el tiempo.

Subir