Utilizamos cookies de seguridad durante el proceso de compra. Puedes ver las condiciones aquí.

Los probióticos afectan el metabolismo

martes 15 de noviembre, 2011

Los probióticos afectan el metabolismo

Los probióticos afectan el metabolismo

Científicos de la Washington University School of Medicine han demostrado una forma de comprobar los efectos de las bacterias probióticas en la salud digestiva dirigiéndose a las comunidades microbianas que viven naturalmente en el intestino y ayudan a digerir los alimentos que el cuerpo no puede digerir por sí solo.

Lunes, Noviembre 14, 2011       Print-A A +A

El estudio, publicado en Science Translational Medicine, establece una manera de comprender mejor la compleja relación que existe entre la dieta y la forma en que el microbioma intestinal opera para digerir alimentos en particular.

Artículos Relacionados:  Científicos cuestionan los beneficios del yogurt probiótico EFSA mantiene su rechazo del queso probiótico Danisco y CHR Hansen se unen a la batalla en pro de los probióticos

El Centro de Ciencias del Genoma y Biología de Sistemas asegura que ahora se puede comprobar directamente la influencia de los probióticos existentes o candidatos sobre la capacidad de la comunidad microbiana del intestino para digerir los distintos componentes de nuestra dieta.

El objetivo del grupo es ayudar a desarrollar nuevas formas de mejorar el valor nutritivo de los alimentos que consumimos, en parte, mediante la optimización de las características de las comunidades microbianas del intestino en diferentes etapas de la vida de las personas y de distintas tradiciones culturales.

El estudio

Los investigadores estudiaron la forma en que un yogur (suministrado por Danone) influía en los microbios intestinales en las personas y en ratones criados en condiciones estériles en los que se implantó una comunidad modelo de microbios del intestino humano.

El objetivo es ayudar a desarrollar nuevas formas de mejorar el valor nutritivo de los alimentos

Primero se comprobó los efectos del yogur en comunidades microbianas del intestino de siete pares de gemelos adultos sanos idénticos - todas hembras- que comieron dos porciones diarias durante siete semanas.

El yogur, con sus cinco cepas bacterianas vivas, no perturbó a la mezcla de microbios en los tractos digestivos de las hembras.

Un análisis repetido de muestras de heces tomadas en las semanas antes, durante y después de que el yogur se consumía demostró que las diferentes especies microbianas y sus genes presentes en los intestinos de las hembras se mantuvo muy estable.

Las cepas de yogurt provocaron cambios importantes en una serie de vías metabólicas

Dos semanas después de que las hembras dejaron de comer el yogur, no se pudieron detectar bacterias vivas del yogur en sus intestinos.

Comprobación en humanos

Los investigadores luego compararon sus resultados en seres humanos con los de ratones a los que se había implantado una comunidad modelo de 15 prominentes microbios del intestino humano, cada uno de cuyos genomas había sido secuenciado.

Cuando los ratones se alimentaron con las mismas cepas de yogurt, la mezcla de microbios humanos y el contenido de sus 58.000 genes microbianos humanos no cambió  de manera apreciable.

algunos hidratos de carbono sólo pueden ser digeridos por las enzimas producidas por los microbios

Mediante el análisis de la expresión genética de los microbios del intestino humano de estos ratones, junto con los metabolitos de la orina, los investigadores encontraron que las cepas de yogurt provocaron cambios importantes en una serie de vías metabólicas, particularmente los relacionados con el procesamiento de los carbohidratos en la dieta.

Muchos de los cambios en el metabolismo detectados por primera vez en los ratones también se encontró que se producían en los gemelos.

Metabolismo de carbohidratos

Según los autores del estudio, los carbohidratos son una parte importante de la dieta, y la forma en que los microorganismos del intestino los descomponen es una parte importante de la salud digestiva.

Agregan que algunos hidratos de carbono son muy complejos y sólo pueden ser digeridos por las enzimas intestinales producidas por los microbios.

Concluyen que cuando los ratones recibieron las cepas bacterianas encontradas en el yogur en dosis comparables a las consumidas por los seres humanos, pudieron descomponer ciertos tipos de carbohidratos de manera más eficiente.

Subir